Historias sobre la Dieta Mediterránea

Reflexiones de un pediatra veterano

13 diciembre, 2017

Reflexiones de un pediatra veterano ante un niño enfermo: Dedicado a  todos los padres y cuidadores que se apuran cuando sus niños enferman. Y en especial a Julia y Pablo que han sido padres (y yo abuelo) por primera vez.

Fernando Calatayud Sáez: pediatríanutricional.com

 

No le tengáis miedo a la fiebre de vuestros hijos

es simplemente una alarma,

que nos pone en guardia,

de una acción reparadora y defensiva de su organismo.

 

No le tengáis miedo a su decaimiento

y a su malestar temporal,

es la única forma que tiene su cuerpo de pararles los pies,

y obligarles al descanso.

¡Estamos de reparaciones!

malestar

Decaimiento, malestar

No le tengáis miedo a los mocos,

son una respuesta a las agresiones aéreas

que vienen del exterior,

y defienden la mucosa respiratoria.

No le tengáis miedo a la tos,

se trata de un mecanismo que ayuda

a expulsar las mucosidades y objetos extraños

que dificultan la respiración

 

No le tengáis miedo a los vómitos,

son la mejor manera de expulsar

lo que les ha sentado mal

y de vaciar su aparato digestivo,

para que se tome un descanso reparador.

 

No le tengáis miedo a la diarrea

es la forma que tiene el organismo

de eliminar lo que ha podido hacerle daño

y desea desprenderse de ello.

 

Salud y enfermedad

Pediatria nutricional

Si a algo hay que tenerle miedo

será a los alimentos incorrectos

que alteran los mecanismos fisiológicos de su organismo

como ocurre con el sistema inflamatorio

que pierde su función limpiadora

y reparadora

o el sistema inmunitario sobrecargado

que debilita su función defensiva.

 

Si acaso hay que tener miedo

será a los alimentos manipulados,

comerciales y ultra-procesados

que han modificado las propiedades originales,

y confunden a los sistemas de reconocimiento.

 

Debéis tenerle miedo a las bebidas industriales,

que ensucian y agreden a sus cuerpecitos,

con su sobrecarga de azúcar y de aditivos.

Alimentos para la salud

Podéis tenerle miedo al sedentarismo

a la falta de juego y de ejercicio,

a los video-juegos, a los móviles, a la tele-adicción,

a la incomunicación de las redes sociales.

Más bien tenedle miedo a la contaminación

y a los aires impuros,

que ensucian sus pulmones

e intoxican sus sistemas defensivos.

 

Tenedle miedo a los productos químicos

pesticidas y plaguicidas que invaden la Tierra

con escaso control de las autoridades

desaparecidas en el desencanto.

 

También tenedle miedo al abuso de fármacos y medicinas

que se utilizan sin fundamento,

a sus efectos secundarios,

y a sus frecuentes riesgos de intoxicación.

 

Ayudadles a descansar, sin obligarles a ello,

no les gustan las imposiciones.

Favoreced la tranquilidad y el silencio,

para evitar los estímulos que les alteran.

Permitidles ayunar, no tendrán apetito,

dejad que su sistema digestivo descanse

y ahorre energía, hasta que os den la señal,

cómo el amanecer de un terremoto.

 

Bebe líquidos

Ofrecedles agua fresca, sopitas e infusiones,

para que realicen su función limpiadora y reconstituyente.

Ofrecedles alimentos ligeros, que se asimilen bien,

y sean fácilmente digeribles, como frutas y purés de verduras.

 

 

Ayudadles a transpirar el sudor

y a controlar su temperatura con paños húmedos.

Y cuando el proceso curativo y reparador haya finalizado,

No volváis a ensuciar su organismo,

con alimentos y bebidas inadecuadas,

alejadas de la Dieta Tradicional,

Elegid los alimentos que nos ha asignado la naturaleza,

y para los que hemos sido diseñados,

seguid la Dieta Patrón,

que en nuestra zona se llama

Dieta Mediterránea Tradicional.

Sonríe

Dadle alimentos de primera calidad,

frescos y de temporada, preferiblemente locales.

Desconfiad de las envolturas y cáscaras de plástico,

los alimentos naturales y sanos

tienen envolturas biológicas.

 

 

Aprended de la lactancia materna

que no es que sea la mejor, es la normal,

la que corresponde, la que tiene sentido.

A demanda, sin forzar, sin presión

sin saber cuantos gramos toma,

eso corresponde a su autonomía,

y así con todos los alimentos

saludables, por siempre jamás.

 

Desconfiad de los alimentos procesados,

están diseñados para obtener beneficios económicos.

Desconfiad de los alimentos industriales,

aunque estén diseñados para la infancia,

adolecen de calidad.

¡Esto va bien!

 

Ahora es cuando vuestro hijo os necesita,

atendedle y confiad siempre en vuestro instinto maternal.

Ayudadles a superar su enfermedad con dedicación,

y con cuidados de enfermería,

por si no os habíais dado cuenta,

el cariño cura.

 

 

Tu cariño y tu dedicación

son la mejor medicina que podemos darle.

No dejes de abrazarle y de besarle

y si puedes y se encuentra algo mejor

hazle sonreír.

 

Autor: Fernando Calatayud Sáez

Pediatría Nutricional en Ciudad Real.

6ª Podemos ayudarte

Reflexiones de un pediatra veterano

Trabajo codo a codo con una nutricionista, mi hija Blanca Calatayud.

Estamos estudiando la relación entre las enfermedades infantiles y el abandono de la Dieta Mediterránea Tradicional.

Dirección de la web y del blog: pediatríanutricional.com

facebook,  Twitter, google +.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email
Print this page

Tambin te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscribete al newletter
imalogo-pediatria-nutricionalTe enviaremos periodicamente los artículos que vayamos publicando sobre nutrición infantil.  Te ayudaremos a mejorar la salud y la calidad alimenticia de tu familia.
Privacidad del 100%. Estate seguro de que no recibirás spans