Diagnóstico y Terapia Nutricional, Dieta Mediterranea

Test infantil de la Dieta Mediterránea Tradicional

30 octubre, 2020

El Test infantil de la Dieta Mediterránea Tradicional, nos ha ayudado a prevenir y mejorar el sobrepeso, en un estudio que hemos realizado

El Test infantil de la Dieta Mediterránea Tradicional ha sido publicado en la revista Acta Pediátrica Española, en el contexto de un estudio sobre obesidad infantil.

Hemos realizado un estudio en niños de 2 a 8 años, que apoya la hipótesis de que una alimentación de alta calidad nutricional, medida con el Test infantil de la Dieta MediterráneaTradicional (TiDMT), puede contribuir a prevenir y mejorar el control del sobrepeso y la obesidad infantil.

El test infantil de la Dieta Mediterránea Tradicional junto al programa nutricional “Aprendiendo a comer del mediterráneo” han sido claves en los resultados.

Puntualizaciones al test de KidMed

Introduciendo algunas puntualizaciones en el patrón de la dieta mediterránea – habitualmente manipulado – hemos obtenido un descenso considerable en el percentil de índice de masa corporal (IMC) y consecuentemente en el control del sobrepeso y la obesidad.

Los alimentos naturales abundantes en agua, vitaminas, minerales, fermentos, fibras y con una composición en macro-nutrientes equilibrada, son la base de una dieta de calidad, fundamental en la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad.

Test de KidMed

Test nutricional

Test de KidMed

En nuestro estudio, una puntuación alta en el Test de KidMed no garantiza un estado nutricional adecuado, y no se ha mostrado eficaz para prevenir el sobrepeso y la obesidad.

Anteriormente al desarrollo de nuestro estudio, fomentamos la aplicación del test de KidMed  con la intención de prevenir el sobrepeso y la obesidad.

A pesar de lo cual no obtuvimos resultados satisfactorios, por lo que decidimos realizar un nuevo test, que recogiera aspectos importantes de la dieta mediterránea que no habían sido detallados.

Cuando comenzaron a mejorar la puntuación con el nuevo test, es cuando obtuvimos resultados satisfactorios.

El Test de KidMed no recoge aspectos importantes de la dieta

En el test de KidMed, no se recogen algunas variables que creemos importantes para el control del peso de los pacientes.

No se diferencia entre cereales refinados y cereales integrales, tampoco se hace referencia al consumo de azúcar o zumos industriales azucarados.

Y en general no se tiene en cuenta el índice glucémico. En el apartado de los lípidos, no se limita el consumo de grasas saturadas, ni se evalúa su consumo.

No permite detectar un exceso en el consumo de proteínas animales.

No se hace ninguna valoración del consumo de alimentos crudos, ni se especifica la cantidad mínima a tomar. No se tiene en cuenta tamaños de ración y horarios.

La cumplimentación del test KidMed no se ha mostrado eficaz para prevenir el sobrepeso y para detectar qué pacientes iban a mejorar sus patrones ponderales.

Test infantil de la Dieta Mediterránea Tradicional

Test infantil de la Dieta Mediterránea Tradicional

Rellenar el cuestionario

Con el nuevo test hemos querido medir y evaluar las puntualizaciones nutricionales a las que hemos hecho referencia, que no quedan reflejadas en el test KidMed, y que nos parecen importantes para el adecuado control de la sobrecarga ponderal.

Asimismo hemos añadido puntualizaciones de carácter educacional, que nos ayudan a dirigir a las familias por la difícil y frágil senda que supone la reestructuración de la conducta alimenticia habitual.

La incorporación progresiva de todos los lactantes a la Dieta Mediterránea Tradicional (DMT) en nuestra consulta, ha tenido como resultado la llamativa disminución de sobrepeso y obesidad, que ha retrasado la finalización de este estudio por falta de pacientes.

Prevención de enfermedades inflamatorias y recurrentes

Es interesante reseñar, que este modelo de alimentación también ha sido eficaz en la prevención de cuadros catarrales y sobreinfecciones bacterianas y de otras enfermedades infantiles de carácter inflamatorio como el asma infantil.

Para poder medir las nuevas puntualizaciones propuestas hemos desarrollado un test complementario llamado Test infantil de la Dieta Mediterránea Tradicional (TiDMT).

Con la misma estructura y al que se agregan ítem con preguntas nutricionales y conductuales a nuestro juicio no reflejadas en el test de KidMed.

Características del Test Ti-DMT

Este test consta de 20 preguntas que deben responderse de manera afirmativa/negativa.

A diferencia del test de kidmed, en este test todas las preguntas son positivas  por tanto se puntuan con 1 punto en caso de afirmación pudiendo oscilar el resultado entre 0 y 20 puntos.

Se considera “Mala calidad” la puntuación del test por debajo o igual a 7 puntos, se considera “Necesidad de mejorar” la puntuación entre 8-14 puntos y se considera “Dieta mediterránea tradicional óptima” las puntuaciones por encima de 15 puntos.

Dieta Mediterránea

Dieta Patrón y Dieta Mediterránea

En cada visita evaluamos los test nutricionales y analizamos con los pacientes y sus padres las dificultades que van surgiendo y como podemos modificar la conducta para obtener los mejores resultados.

Este cuestionario permite calcular el índice de la DMT. Según la puntuación obtenida en el índice de la DMT, se obtienen tres grados: baja calidad <7, calidad moderada 8-14, calidad optima >14.

 

Test infantil de la dieta mediterránea tradicional (TiDMT)         Si o No
Toma dos piezas de fruta mínimo todos los días.
Toma verduras frescas u hortalizas en todas las comidas, como primer plato o acompañando al plato principal?
Limita los azúcares (cereales de desayuno azucarados, yogures azucarados, batidos azucarados, bollería, refrescos, galletas altas en azúcar, dulces, golosinas, helados, etc).
Utiliza la patata de forma esporádica (1-2 v/s) y evita que sean fritas.
Le gustan las legumbres y las toma 1 o más veces a la semana no siempre acompañadas de carne.
Toma pescado blanco o azul, moluscos y mariscos con regularidad (2 o 3 v/semana).
Consume cereales integrales (pasta integral, arroz integral, pan integral, etc) de forma controlada y limita el consumo de harinas refinadas como el pan blanco a menos de 40 g diarios.
Limita el consumo de conservantes y grasas vegetales hidrogenadas,  utilizando habitualmente alimentos caseros no procesados.
Lácteos: Toma preferiblemente desnatados en forma de  yogur natural y queso preferiblemente de cabra u oveja, evitando el uso de yogures azucarados, postres lácteos, natas, margarinas, helados etc.
Consume embutidos exclusivamente magros 1-2 veces por semana máximo.
Consume carne 1-2 veces por semana máximo, preferiblemente magras (aprox 120 g/ración).
El 30- 50 % de su menú diario está formado por  alimentos crudos o semicrudos. (frutas, hortalizas, verduras, sopas, purés, frutos secos crudos, aceite de oliva virgen extra, etc)  eligiendo preferiblemente los de temporada.
Ultraprocesados, comida basura (dentro o fuera de casa)  no más de 1 vez por semana.
Consume como grasas principales aceite de oliva virgen extra y frutos secos crudos.
Tiene un desayuno completo (energético y de calidad).
No picotea entre horas.
El tamaño de la ración es el recomendado, si se queda con hambre se le ofrece fruta.
Come acompañado de su familia.
Realiza actividad física de forma habitual (0-3h/s=0, >5h/s=1).
Duerme de 7 a 9 horas diariamente.

Tambin te puede interesar