Dieta Mediterranea, Enfermedades y síntomas

Los catarros, sus complicaciones y la alimentación actual.

20 septiembre, 2017

Los catarros, sus complicaciones y la alimentación actual. ¿Que podemos hacer para que tus hijos no se acatarren tanto? ¿Como evitar que compliquen sus resfriados? ¿Cómo podemos fortalecer las defensas del organismo?

Los catarros de repetición y sus complicaciones bacterianas son los motivos de consulta más frecuentes en pediatría.

Cuando el verano está llegando a su fin y da comienzo el curso escolar, empiezan a venir pacientes, sobre todo pre-escolares y menores de 5 años, con los primeros resfriados y catarros de la temporada.

Poco a poco empiezan a surgir los problemas, como  los mocos verdes persistentes que les impide respirar y les hacen toser por la noche; No duermen bien y se despiertan a menudo; Disminuye el apetito y aumentan las dificultades para comer; Finalmente llega el empeoramiento con recaídas de fiebre o con dolor de oídos.

Asistencia a guardería y aumento en el consumo de anti-microbianos

Reposo en cama

Algunos niños y sus padres padecen un verdadero calvario. No paran de ponerse malos desde que comienzan la guardería o el curso escolar. Un catarro detrás de otro y a menudo con complicaciones bacterianas que requieren el uso de antibióticos.

En este estudio se sugiere que la guardería podría ser la responsable de hasta un 50% de los episodios de infecciones recurrentes de la infancia, y en este otro estudio vemos como se incrementa la utilización global de anti-microbianos, hasta tres veces más que en los niños no escolarizados.

Las medidas preventivas son objeto de controversia

Se han intentado montones de procedimientos para prevenir los catarros, sin resultados satisfactorios, como higiene general de los cuidadores, administración de vitaminas y minerales, medicinas con efectos inmuno-estimulantes, autovacunas, vacunación anti-gripal, antibióticos, etc.

Como consecuencia de estar siempre con mocos y tener afecciones repetidas de las vías respiratorias, las amígdalas y las vegetaciones van aumentando de tamaño, hasta originar problemas con la respiración e incluso con la deglución.

Muchos de estos niños acaban siendo operados por el especialista de ORL, debido a que no oyen bien (Oto-tubaritis), o a que no respiran bien y les ocasiona apneas del sueño o simplemente porque no paran de repetir una y otra vez otitis y amigdalitis.

Medir temperatura

Os contamos una pequeña historia de lo que nos está sucediendo

Llevamos más de diez años investigando los efectos de la Dieta Mediterránea Tradicional en las enfermedades habituales de la infancia.

Empezamos investigando con los niños que tenían sobrepeso u obesidad (estudio) y observamos que una dieta de calidad no solo les ayudaba a controlar el peso, sino que potenciaban la inmunidad y se defendían mejor de sus catarros. También estudiamos a los niños con asma infantil (estudio) y al tiempo que mejoraban de su híper-reactividad bronquial, vimos que disminuían la frecuencia de sus catarros.

De modo que empezamos a estudiar esta asociación: Dieta Mediterránea Tradicional/Catarros de repetición y complicaciones bacterianas.

Al principio nos parecía increíble que tantos niños mejoraran con simplemente aplicar una dieta de calidad, pero la evidencia nos fue demostrando que estábamos en la línea correcta.

Effects of Mediterranean diet in patients with recurring colds and frequent complications.

Este es el título en inglés del artículo que nos acaban de publicar: Efectos de la Dieta Mediterránea en pacientes con catarros de repetición y complicaciones frecuentes. (Podéis verlo aquí)

Incluimos en el estudio a los niños que acudían repetidamente a la consulta por complicaciones bacterianas frecuentes (más de tres al año). Es decir a los niños mas frecuentadores y que se ponían malitos habitualmente y no paraban de tomar medicinas y antibióticos.

A todos les incluimos en nuestro programa nutricional “Aprendiendo a comer del Mediterráneo”. Y durante un año fueron monitotizados por una nutricionista para conseguir una dieta de calidad.

Abrigo y reposo

Los resultados han sido muy satisfactorios

A partir de la intervención nutricional:

  • El 54 % de los pacientes no presentaron ninguna complicación bacteriana
  • El 32 % solo presentaron una complicación
  • El 16 % presentaron dos episodios

El número de complicaciones bacterianas en el año anterior fue de casi 5 de media (Tened en cuenta que incluimos en el estudio a los niños que más enfermaban). Tras la aplicación del programa nutricional “Aprendiendo a comer del Mediterráneo” descendió a menos de 1 episodio al año de media.

  • El uso de antibióticos  disminuyó en más de un 85 %
  • El uso de medicamentos sintomáticos (para la fiebre, dolor, malestar, etc.) disminuyó en más del 55 %.
  • También disminuyó el nº total de catarros en más de un 62 %
  • El grado de satisfacción de las familias fue muy elevado.
  • El índice Kidmed, que valora la calidad de la dieta mediterránea mejoró llamativamente.

Estudio antes-después prospectivo y experimental

Es verdad que nuestros estudios no se han realizado con grupo control. Hemos comparado lo que sucedía antes y lo que ha sucedido después de haber realizado una intervención nutricional.

Es verdad que muchos niños dejan de estar enfermos con la edad. A partir de los 5 años disminuye llamativamente la frecuentación y la incidencia de enfermedades. Sin embargo la mayoría de las recuperaciónes se han producido a las pocas semanas de iniciada la intervención nutricional. Mucho antes de lo esperado.

Es verdad que la prueba más importante para confirmar nuestros resultados es el ensayo clínico con un grupo de control. Para ello se precisa apoyo financiero e institucional con el que  no contamos en este momento.

No disponemos de la ayuda necesaria

Nuestros estudios no interesan a la industria farmacéutica y alimentaria, que son los proveedores habituales de los estudios de investigación.

Tampoco las instituciones parecen apoyar los estudios independientes. Parecen perdidas o extraviadas en otros objetivos alejados de los que demanda el sentido común.

A pesar de todas las dificultades, hemos seguido adelante, haciendo lo que podemos, con los escasos medios que disponemos.

Nuestras conclusiones han sido muy satisfactorias

  • Los catarros de repetición y sus complicaciones bacterianas, podrían resultar potenciadas por el abandono de las dietas tradicionales más saludables.
  • La adopción de una Dieta Mediterránea Tradicional puede contribuir de forma relevante a disminuir el número de pacientes con catarros de repetición y complicaciones inflamatorias frecuentes.

¿Que hipótesis estamos construyendo?

Vigilar temperatura

Los alimentos no actúan al estilo de los medicamentos. No son fármacos. Los alimentos curan porque proporcionan los materiales de construcción (nutrientes) que el organismo necesita para configurar el sistema defensivo.

Si el organismo tuviera nociones de arquitectura y albañilería, pediría una homogeneidad en los ladrillos y en el cemento que necesita para construir las paredes y los suelos.

Si recibe ladrillos o baldosas de distinto tamaño, peso y grosor, es de esperar que el resultado no sea todo lo satisfactorio que uno pudiera esperar.

Si tomamos alimentos de mala calidad, van a condicionar la formación de una estructura deficiente, que tendrá una respuesta anómala frente a los desencadenantes habituales (virus, bacterias, etc.), debido a un desajuste del sistema defensivo.

Los dis-nutrientes

Los alimentos para los que no estamos adaptados (dis-nutrientes) nos proporcionan materiales que el organismo no sabe como eliminar y que acaban ensuciando el medio celular o bien atascando los sistemas metabólicos.

Este “ensuciamiento” del medio celular puede ser la causa de una respuesta insuficiente del organismo frente a los desencadenantes habituales, por ejemplo las bacterias patógenas, generando una infección bacteriana.

También podría ocurrir el efecto contrario, una híper-respuesta frente a pequeñas partículas o virus que como en el caso de la híper-reactividad bronquial, darían lugar a una híper-respuesta, con tos exagerada, bronco-espasmo y dificultad para respirar.

Y todo ello por unas pequeñas partículas (pólenes) o virus catarrales de poca monta, que en circunstancias normales, no producen ninguna respuesta patológica.

Los mecanismos inflamatorios son saludables

La inflamación es un mecanismo de limpieza y reparación del organismo, para deshacerse de aquello que le está impidiendo reaccionar correctamente y para reconstruir los tejidos  o estructuras que han sido dañadas.

Por tanto deberíamos actuar en su misma dirección terapéutica, es decir ofreciendo los nutrientes que necesita y ayudando a limpiar la suciedad generada por una mala alimentación o simplemente por acumulación de sustancias de deshecho.

Vamos a necesitar abundantes líquidos que estén provistos de vitaminas, minerales, y anti-oxidantes, así como de macro-nutrientes de calidad que ayuden a reparar los sistemas alterados.

Los fármacos anti-inflamatorios producen el efecto contrario

Los fármacos anti-inflamatorios anulan la acción defensiva del organismo. Actúan impidiendo su acción curativa. El organismo está intentando limpiar los deshechos acumulados y restituir los daños ocasionados y los fármacos interrumpen su acción sanadora.

Los medicamentos o fármacos actúan desactivando o activando funciones que estaban alteradas. Por ejemplo la acción de fármacos anti-inflamatorios que actúan desactivando la inflamación.

Es verdad que dejan de doler esos organos afectados, cesa el calor, el rubor y la hinchazón, pero el estado de alteración del sistema no se ha reparado.

Aparentemente desaparece la inflamación, pero el problema subsiste. Sigue estando alterado el sistema, por lo que se repetirán las activaciones limpiadoras. Se repetirán los procesos inflamatorios. El proceso se cronificará.

No es fácil realizar el cambio

Y si en lugar de actuar contra el sistema reparador del organismo (fármacos anti-inflamatorios), le damos los alimentos y nutrientes que necesita. Y si eliminamos los alimentos indeseables.

Hemos podido comprobar que la alimentación saludable y la evitación de los dis-nutrientes va a sustentar un estado satisfactorio de salud.

Seguramente no van a reaccionar frente a pequeños desencadenantes, como lo hacían anteriormente. No tendrá que limpiar puesto que no lo hemos ensuciado.

Pero si en algún momento nuestro cuerpo decide que hay que limpiar o reparar un tejido o estructura orgánica, pues simplemente le escuchamos y le ayudamos en su proceso limpiador y reparador que nos dejará nuevos, como cuando un coche sale del taller recién reparado.

Medicinas

No penséis que va a ser fácil realizar el cambio a una dieta de calidad.

Las garras de la “sociedad occidental” están bien clavadas en nuestros chiquillos y en sus cuidadores. No va a ser fácil dejar de tomar productos altamente azucarados, como la mayoría de las papillas de cereales  infantiles, la bollería, la galletería, los cereales de desayuno, los cacaos industriales, etc.

Tampoco será fácil la disminución de productos de origen animal, de los que estamos abusando, tomando cuatro veces más proteínas de las necesarias. (estudio ALSALMA). Con ello aumentamos también las grasas saturadas de origen animal que no necesitamos.

Como todos sabéis, la OMS ha puesto especial énfasis en disminuir el consumo de las carnes rojas y los derivados cárnicos. Tampoco será fácil disminuir los embutidos como el salchichón y el chorizo, que han calado hondo en nuestros “bocatas”.

Deberemos aumentar el consumo de frutas, verduras, hortalizas, setas y legumbres. A muchos niños con gustos azucarados por los años de adicción al consumo, les parecerán insípidos y despreciables. Tampoco será fácil el cambio.

No será fácil eliminar la comida basura en niños, cuyos héroes favoritos desde los medios de difusión, les alientan a tomar alimentos de baja calidad.

Dieta Mediterránea Tradicional

DietacMediterránea Tradicional

No os dejéis engañar.

Esto no es solo un problema de salud y enfermedad. Es un problema de agresión organizada para beneficio de empresas financieras, es en definitiva un ataque al libre albedrío y a la capacidad de decidir.

Puede parecernos que somos libres para decidir lo que comemos, pero no es así. Estamos condicionados por nuestras circunstancias y su influencia sobre nosotros es como poco agobiante y embaucadora.

Para ser libres en la toma de una decisión correcta debemos tener los conocimientos necesarios para poder elegir adecuadamente.

Si como en la sociedad actual, los datos están manipulados, forzosamente nos lleva a adquirir productos que no son los que necesitamos para preservar nuestra salud.

Nuestra propuesta es sencilla

Sigue la Dieta Tradicional, busca provisiones en  las tiendas de barrio y en los mercados tradicionales.

Aprende con la sabiduría de tus abuelos, que desarrollaron una cocina exquisita, con unos precios económicos y que todavía nos es muy familiar.

La Dieta Mediterránea Tradicional ha sido nominada por la UNESCO como Patrimonio cultural y bien inmaterial de la humanidad.

¡Después de seguirla durante unos meses, te parecerá increíble que hayamos podido abandonarla!

Bibliografía

1.- Ochoa C, Barajas MV, Muñoz B. Relación entre la asistencia a guarderías y enfermedad infecciosa aguda en la infancia. Una revisión sistemática. Rev. Esp. Salud Publica v.81 n.2 Madrid mar-abr 2007.

2.- Lafuente P, Lizárraga MA, Ojembarrena E, Gorostiza E, Hernaiz JR, Olascoaga A, Cantero D. Escolarización precoz e incidencia de enfermedades infecciosas en niños menores de 3 años. An Pediatr (Barc). 2008;68(1):30-8.

3.- Calatayud-Sáez FM, Calatayud­ B, Gallego JG, González-Martín C, Alguacil Merino LF. Mediterranean diet and childhood asthma. Allergologia et Immunophatologia. Vol. 44. Núm. 02. Marzo – Abril 2016. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j.aller.2015.04.007 y en Allergol Immunopathol (Madr). 2016;44:99-105.

4.- Calatayud-Sáez FM, Calatayud­ B, Gallego JG. Efectos de una dieta mediterránea tradicional en niños con sobrepeso y obesidad tras un año de intervención. Rev Pediatr Aten Primaria. 2011; 13:553-69. Disponible en:

http://www.pap.es/FrontOffice/PAP/front/Articulos/Articulo/_IXus5l_LjPqlUW3MgBYqUOavF4Ae6Gex

5.- Calatayud-Sáez FM, Calatayud­ B, Gallego JG, González-Martín C, Alguacil Merino LF. Effects of Mediterranean Diet in patients with recurring colds and frequent complications. Allergología et Immunpathología. Sep-oct 2017.

https://authors.elsevier.com/a/1VhPP14SwzTcvr

6.-. Dalmau J, Peña-Quintana L, Moráis A, Martínez V, Varea V, Martínez MJ, Soler B. Análisis cuantitativo de la ingesta de nutrientes en niños menores de 3 años. Estudio ALSALMA. An Pediatr 2015;82:255-66 – Vol. 82 Núm.4

7.- Sofi F, Abbate F, Gensini GF and Casini A. Accruing evidence on benefits of adherence to the Mediterranean diet on health: an updated systematic review and meta-analysis. Am J Clin Nutr 2010;92:1189–96.

8.- Márquez-Sandoval F, Bulló M, Vizmanos B, Casas-Agustench P, Salas-Salvadó J. Un patrón de alimentación saludable: la dieta mediterránea tradicional. Antropo 2008, 16, 11-22. Available from: www.didac.ehu.es/antropo

9.- Estruch RSalas-Salvadó J. Towards an even healthier Mediterranean diet. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2013;23:1163-1166.

10.- Mediterranean diet Foundation. 10 basic recommendations. Available from: http://dietamediterranea.com/nutricion-saludable-ejercicio-fisico/

11.- Casas R, Sacanella E, Estruch R. The immune protective effect of the mediterranean diet against chronic low-grade inflammatory diseases. Endocr Metab Immune Disord Drug Targets. 2014;14(4):245-54).

12.- UNESCO: Mediterranean diet. Representative list of the intangible cultural heritage of humanity. Cyprus, Croatia, Spain, Greece, Italy, Morocco, Portugal. 2013. 1.- Sexton P, Negro P, Metcalf P, et al. Influence of mediterranean diet on asthma symptoms, lung function, and systemic inflammation: a randomiced controllet trial. J Asthma: 50(1); 75-81, 2014.

Autor: Fernando Calatayud Sáez

Pediatría Nutricional en Ciudad Real.

Pediatría Nutricional

Dr. Fernando Calatayud

Trabajo codo a codo con una nutricionista, mi hija Blanca Calatayud.

Estamos estudiando la relación entre las enfermedades infantiles y el abandono de la Dieta Mediterránea Tradicional.

Dirección de la web y del blog: pediatríanutricional.com

Facebook, Twitter, Google +.

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Tambin te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscribete al newletter
imalogo-pediatria-nutricionalTe enviaremos periodicamente los artículos que vayamos publicando sobre nutrición infantil.  Te ayudaremos a mejorar la salud y la calidad alimenticia de tu familia.
Privacidad del 100%. Estate seguro de que no recibirás spans