Enfermedades y síntomas, Pediatría Nutricional

Las enfermedades infantiles son promovidas por una alimentación deficiente

27 julio, 2017

Las enfermedades infantiles son promovidas por una alimentación deficiente. Los mecanismos inflamatorios y defensivos de los niños están alterados e inutilizados y no realizan su función correctamente.

¡Estamos comiendo muy mal!

Comer alimentos de mala calidad, no solo va a originar problemas metabólicos que conducen a la diabetes, a las enfermedades cardio-vasculares, bronco-pulmonares y al cáncer. En la infancia y juventud esas enfermedades parecen estar todavía muy lejos, aunque ya tenemos muy encima los disparatados índices de sobrepeso y obesidad.

También alteran los mecanismos del sistema inflamatorio y del sistema inmunitario.

La mayoría de las enfermedades infantiles y de la gente joven se deben a una respuesta defensiva inadecuada y a unos mecanismo de restauración inflamatoria inapropiada.

Algo no funciona

Sobrecarga del sistema inmunitario y defensivo

Un exceso de alimentos extraños, conduce a una sobrecarga del sistema inmunitario que se manifiesta por una hipertrofia exagerada del tejido linfoide. Se comprueba clínicamente con el aumento de tamaño de las amígdalas y vegetaciones adenoides.

La sobrecarga del sistema inmunitario o defensivo hace que este no tenga capacidad para defenderse de virus y bacterias que en circunstancias normales no producirían ningún problema. Es como si los vagos y maleantes de una ciudad aumentaran extraordinariamente hasta el punto de no tener suficientes contingentes anti-disturbios para controlarlos.

Asimismo el sistema inflamatorio o reparador, encargado de restituir la normalidad de los sistemas orgánicos, se encuentra alterado, híper-reactivo, descabalado por nutrientes extraños y disruptores enzimáticos que impiden su adecuado funcionamiento.

No se han tenido en cuenta los mecanismos defensivos y reparadores

Los microorganismos como virus, bacterias y hongos han sido señalados tradicionalmente como los agentes productores de las enfermedades infecciosas.

La utilización de antibióticos, antivíricos y antifúngicos y la aparente eficacia en el control de las enfermedades infecciosas, nos ha confundido en la interpretación del proceso curativo, ya que si bien se elimina al agente invasor, no se repara la brecha o muralla defensiva que en definitiva es el factor causal.

Algo no va bien

No se restablecen las condiciones para potenciar al sistema defensivo, por lo que el problema de fondo no se habrá solucionado y habrá nuevas recaídas.

Sistema Defensivo y Sistema Reparador

Se ha tenido poco en cuenta el papel que desempeñan los mecanismos defensivos de nuestro organismo, ya que un Sistema Defensivo bien pertrechado impide que gérmenes habituales que conviven pacíficamente y son parte de nuestra microbiota, sean los causantes del desarrollo de la enfermedad.

Hay niños y adultos jóvenes que no se ponen enfermos casi nunca, mientras que otros padecen enfermedades infecciosas de manera continuada. ¿Que los diferencia? ¿Por qué unos se defienden adecuadamente y otros no?

Tampoco se ha tenido en cuenta el Sistema Reparador o Sistema Inflamatorio, encargado de reconstruir y limpiar las estructuras alteradas o dañadas. A menudo no dejamos que realice su función utilizando medicinas que impiden su labor reconstructora.

Repetición de las enfermedades infecciosas

La repetición de enfermedades infecciosas en los niños y adultos jóvenes, nos está indicando la deficiencia del sistema defensivo, que no tiene capacidad para controlar a microorganismos que habitualmente deberían estar controlados.

Es posible que la incapacidad del sistema inflamatorio esté implicada en la híper-respuesta que da el organismo frente a virus menores  y pequeños agresores. Como es posible que se activen todas las alarmas del organismo, por la llegada de pequeños malhechores.

¿Que me pasa?

A nosotros nos parece que la causa de la “excesiva” respuesta inflamatoria está relacionada con la incapacidad para limpiar la suciedad acumulada en el espacio ínter-celular, como consecuencia de una mala alimentación que proporciona “elementos” o “falsos nutrientes” que el organismo no sabe como deshacerse de ellos.

Las sustancias extrañas, los disruptores enzimáticos, los productos químicos, y otros tipos de basura metabólica, llenan los espacios intersticiales de las células y les impiden reaccionar adecuadamente.

¿Y si cambiamos el modelo de alimentación?

Nos acaban de publicar un artículo en la revista Allergología et inmunopatología titulado:  Effects of Mediterranean diet in patients with recurring colds and frequent complications.

En el explicamos como una dieta de calidad basada en la Dieta Mediterránea Tradicional, consigue unos efectos espectaculares en niños que el año anterior se ponían continuamente enfermos.

Los catarros de repetición y sus complicaciones bacterianas no son originados por virus y bacterias como siempre se nos ha dicho. Sino que el origen hay que buscarlo en una falta de funcionamiento del sistema defensivo y en las alteraciones del sistema inflamatorio o reparador.

Sigue la Dieta Mediterránea Tradicional

Te proponemos un cambio en el modelo de alimentación para controlar los procesos infecciosos. Sigue la Dieta Mediterránea Tradicional, la dieta que siguieron nuestros abuelos y que hoy día es posible hacerla con mucha calidad.

Tendrás que defenderte de la presión industrial y de los alimentos basura. Lo mejor sería que te pusieras en manos del nutricionista adecuado.

¡En unos meses notarás que tu hijo se defiende mucho mejor!

Autor: Fernando Calatayud Sáez

Pediatría Nutricional en Ciudad Real.

Pediatría Nutricional

Dr. Fernando Calatayud

Trabajo codo a codo con una nutricionista, mi hija Blanca Calatayud.

Estamos estudiando la relación entre las enfermedades infantiles y el abandono de la Dieta Mediterránea Tradicional.

Dirección de la web y del blog: pediatríanutricional.com

Facebook, Twitter, Google +.

It's only fair to share...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Tambin te puede interesar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscribete al newletter
imalogo-pediatria-nutricionalTe enviaremos periodicamente los artículos que vayamos publicando sobre nutrición infantil.  Te ayudaremos a mejorar la salud y la calidad alimenticia de tu familia.
Privacidad del 100%. Estate seguro de que no recibirás spans